Emociones y Estrés en la Pandemia

Las crisis pueden ser oportunidades para conocernos mejor. La manera en que afrontamos, aceptamos, negamos o las ignoramos, son algunas formas de lidiar con ellas.

No necesariamente algunas de esas formas de manejar las crisis son idóneas, pero cada individuo tiene su propio estilo.

Estrés y el Coronavirus COVID-19

La pandemia ocasionada por el Coronavirus COVID-19 puede causar mucha tensión en las personas. El temor y ansiedad pueden ser abrumadores y ocasionar emociones fuertes tanto en niños como en adultos.

El estrés durante una pandemia puede ser causado por:

  • Miedo y preocupación sobre tu salud y las de los que te rodean
  • Cambios en patrones de sueño y alimentación
  • Dificultad para concentrarte o descansar adecuadamente
  • Se agudizan las condiciones de salud
  • Se agudizan las enfermedades mentales
  • Aumenta el uso de alcohol, tabaco u otras drogas

No obstante, como decíamos anteriormente, estas crisis o tiempos de dificultad intensa y peligro se manifiesta de distintas maneras en los seres humanos. 

Debido a este impacto negativo, es importante que esté alerta de su estado emocional y condiciones por si se agudizan.

Como parte de establecer un plan individual para cuidar de su salud física y emocional, debe conocer como sus enfermedades se afectan, notar otros síntomas y solicitar asistencia inmediatamente con su proveedor de salud de ser necesario. 

Cambios Causados por el Estrés en los Menores

En menores de edad, los padres juegan un rol sumamente importante para explorar las emociones.  Mediante la observación y el escuchar activamente pueden evaluar el impacto que la pandemia ha provocado en nuestros niños y adolescentes. 

Recordemos que no todos los niños y los adolescentes reponden al estrés de la misma manera.  A continuación les proveo recomendaciones para que los padres estén pendiente a estos cambios que son muy comunes en las crisis:

❌ Llorar excesivamente e irritabilidad

❌ Regresar a conductas que ya habían superado (por ejemplo, mojar la cama)

❌ Preocupación excesiva o tristeza

❌ Alimentación pobre; malos hábitos a la hora de dormir

❌ Conductas desafiantes en adolescentes

❌ Ejecución académica pobre o evitar estudiar

❌ Dificultad para mantener la concentración y atención

❌ Evitar actividades que antes disfrutaban

❌ Dolores de cabeza o su cuerpo sin ninguna explicación médica

❌ Uso de alcohol, tabaco o drogas

Como Ayudar a Nuestros Hijos

Para ayudar a nuestor hijos y otros menoresm lo primero es sacar tiempo para hablar con ellos. Dependiendo de la edad, debemos estar consciente si utilizar un vocabulario concreto o más abstracto (luego de los 12 años). 

Dentro de la comunicación establecida es necesario escuchar activamente, tener una mente abierta y clarificar cualquier duda o pregunta que estos puedan tener. 

Otras recomendaciones para lidiar con las emociones de los niños y adolescentes son:

Asegurar que estén y se sienten seguros

Mantener una rutina lo más similar a la que usualmente están acostumbrados

✔️ Establecer un ejemplo como adultos (horario de dormir, ejercicios, alimentación adecuada, conectar con amigos y familia, descansos entre trabajos, entre otros). 

Es importante enfatizar que vivimos algo nuevo para todos. Aprendemos todos los días a lidiar con cambios y transiciones que vienen con esta crisis.